12 nov. 2012

100% ecológico


Últimamente me encuentro con gente que no para de protestar por todo aquello que lleve el adjetivo “ecológico” o “biológico” adosado, y no entiendo por qué.

Una cosa es que nos interese poco o nada que lo que comemos no lleve pesticidas o que lo que nos ponemos no esté impregnado con sustancias “desconocidas”, y otra muy distinta es ponerse en contra.
Como en todo siempre hay alguien que lleva cada pensamiento hasta el extremo pero eso no debería ser excusa para renegar de algo tan natural como un producto ecológico sólo porque nos han dicho que es una tontería.

Lo 100% ecológico, biológico u orgánico está cada día más en boga y en vez de alegrarse de que haya más variedad en el mercado, parece que algunos se sienten en la misión de renegar y ridiculizar. Para empezar, cada uno es libre de comprar o no un producto ecológico y, por tanto, no veo que sea tan difícil respetar a alguien que compra o consume dicho producto.

En ésas me encuentro ahora mismo porque, a pesar de que las lanas y algodones ecológicos son más caros que el resto, a veces me apetece utilizar materias primas biológicas en mis proyectos y no paro de oír comentarios en contra. Y digo yo, ¿por qué no?



Conozco a no pocos cuya piel reacciona -en forma de picores y sarpullidos- ante ciertos tejidos y no sabe por qué. Puede que utilizar ropa ecológica fuese una solución. Entiendo perfectamente que si es para un bebé o un niño pequeño, los padres prefieran un producto ecológico sin pesticidas a otro. También comprendo a los que, por principio y si existe esa posibilidad, prefieren comprar “bio” más que nada porque a estas alturas ya no estamos seguros ni de lo que comemos.

Así que, en vez de poner caras y ridiculizar los productos que no llevan pesticidas ¿por qué no ser más constructivos y sugerir que nuestras tiendas ofrezcan también algo de ecología? Luego que cada uno elija lo que quiera.