17 jul. 2012

El bolso perfecto


Anoche soñé con el bolso perfecto; mejor dicho, soñé con mi bolso perfecto.

Soñé que estaba en una fiesta o algo parecido porque había gente por todas partes y a veces iba vestida elegantemente y otras de lo más casual lo que me da a entender que el bolso con el que soñé servía para cada ocasión.

El bolso en cuestión no era ni demasiado grande ni demasiado pequeño; era de asa corta -cualquier bolso perfecto lo es- aunque podía tenerlo perfectamente colgado del hombro. ¿El color del bolso de mis sueño? Pues la verdad que tengo que concentrarme mucho para recordar aunque seguro que no era de colores chillones aunque no tan neutro que pasara completamente desapercibido.

En el bolso de mi sueño cabía todo lo necesario perfectamente organizado en bolsillos interiores -secretos o no- y mantenía la forma perfectamente. Vamos que no era un saco en el que todo acaba echo un lío en el fondo y no hay manera de encontrar nada cuando realmente lo necesitas.

Lo más difícil es recordar el material del que estaba echo el bolso. Sinceramente creo que era una mezcla de tela y material (seguramente cuero) aunque no lo puedo asegurar; ya se sabe que no se pueden retener todos los detalles de un sueño después de que se ha soñado.

El haber soñado con un bolso perfecto me hace pensar que quizá sea hora de dar una vuelta por las tiendas. Quizá mi sueño haya sido una señal y lo que me quiera decir es “¡sal a comprar un bolso cuanto antes porque tu bolso perfecto te está esperando!"

Seguro que es eso.